Una historia por contar y un proyecto que vender

Por Leanny Marliet Pintado Infante

Este año Marisa Fernández Armenteros es la protagonista del taller que, habitualmente, la sección Haciendo Cine propicia como espacio de superación para los creadores de los proyectos seleccionados.
MarisaDesde estrategias discursivas novedosas, que reinterpretan la fase de desarrollo de un proyecto de guion, y sobre la base de su vasta experiencia en el ámbito de la realización audiovisual ―ha sido asistente de producción en televisión, especialista en lectura de guiones para productoras, docente en el Máster de Ficción para Cine y Televisión de la Universidad de Salamanca y productora asociada de Mediapro―, la tallerista ha estructurado sus encuentros a partir de dos ejes temáticos fundamentales y ahora comenta a Bisiesto:

«Los grandes temas sobre los que se sostendrá mi programa son “De la historia al proyecto” y “Del proyecto a la película”; en un intento por transitar desde el apasionante universo cinematográfico del “antes”, al que se vive después de tener la imagen. No obstante, la interrelación entre los conceptos historia-proyecto-película que se esboza en ambos títulos, resulta muy clara. Y así he de reflejarlo. Una película nace de una idea, que se convierte en historia y luego en guion. En ese proceso de creación, el guionista está o debe estar acompañado del productor, quien con el guion va elaborando paralelamente un proyecto, asesorado casi siempre por un equipo artístico y técnico. Este proyecto o carpeta es el primer paso para difundir y viabilizar  económicamente la película».

Como solo dispone de tres jornadas de trabajo para abordar procesos tan complejos y diversos, Fernández Armenteros insistió en seguir una metodología que articule el bloque teórico ―compuesto por la explicación genérica de los procesos en las fases de desarrollo, producción y postproducción― con ejemplos reales y, sobre todo, con pistas, referencias, datos actualizados que puedan ayudar a los jóvenes realizadores a mover sus proyectos; atendiendo a las posibilidades internacionales más propicias y a la recurrencia de osados ejercicios como el pitching ―modalidad sin precedentes en el ICAIC que Haciendo Cine desarrolla y perfecciona desde su primera entrega.

Sobre el valor que le concede a esta práctica durante la búsqueda de financiamiento, Marisa apunta: «El pitch es una eficaz herramienta para conseguir fondos. Es el gancho, la curiosidad, el momento exacto en el que te juegas que un productor, una televisión, o un distribuidor quieran saber algo más de tu guion y apostar por él. La competencia y la calidad de las carpetas de proyectos hoy suele ser muy alta. Y en el sector del cine, como en cualquier otro, hay mercados emergentes muy potentes que no se deben perder de vista, para intentar “venderles” la propuesta como única y de la mejor manera posible».

Aunque la productora española manifiesta una perenne obsesión por ofrecer más y más información a los participantes del taller, cuyos 11 proyectos leyó de antemano, en este punto insiste en no revelar demasiados detalles. Solo concluye diciendo que está «felizmente sorprendida, pues venía con la idea ―errónea o no― de que me iba a encontrar con proyectos de comedia, con muchos diálogos. Y no ha sido así, me he encontrado con guiones de géneros muy distintos y un denominador común: excelente presentación e ideas muy claras».

Tomado de cubacine.

Deja un comentario

  • (no será publicado)

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>