– Fotografiar lo invisible

Por: Anabel Gómez González

¿Qué hay más allá de lo que no podemos ver? ¿Cómo captar los sentidos más allá de la forma, el estereotipo,
lo concreto, lo asequible? Las respuestas pueden ser muchas, la técnica, podrá hallarse en la galería del Centro
Cultural Cinematográfico ICAIC, a través de la obra plástica del artista Yomer Montejo, para tratar de descubrir
qué nos inspira El objeto como consuelo.

 

¿Cómo te iniciaste en el mundo del arte?

 

En realidad no tengo estudios académicos, ha sido más bien un proceso autodidacta. Pasé un nivel medio en la escuela Pablo de la Torriente Brau, de artesanía y construcción civil. A raíz de eso, en el año 2006, comencé a trabajar como técnico de rayos x. La base que ya tenía de arte y el “bichito” ese que uno siempre tiene en la imaginación, me motivaron a utilizar este tipo de soporte como expresión artística. Fue así como comencé el trabajo un poco loco con la fotografía, desde un punto de vista más creativo. Empecé a experimentar, buscando siempre un motivo mediante el cual expresarme y transmitir lo que pretendía.

 

Digo que fue un poco loco porque yo les prestaba un servicio a las personas, pero en mis ratos libres, casi siempre en los turnos de 24 horas, trataba de utilizar el tiempo y comencé a formular una serie de trabajos, empleando objetos que me llamaban la atención para construir imágenes. Recuerdo que en 2008 hubo un evento en el Salón de Arte Erótico de la Galería de Alamar, donde presenté una pieza llamada Beso transparente, que quedó como finalista dentro del certamen.

 

Esto me impulsó a seguir indagando sobre el mismo soporte clínico, más bien en todo lo que tenía que ver con preocupaciones y situaciones de la vida cotidiana y a hacer como una serie, sin tener idea de un hilo conductor, pero sí atando imágenes hasta lograr lo que llamé Desgaste; precisamente por todo ese desgaste del ser humano con sus virtudes y defectos. Es una serie de ocho piezas, mediante las cuales quería reflejar vivencias personales y de gente que conozco, pero siempre buscando el misterio que encierra esta técnica sobre lo clínico y los rayos x. Es algo que no podemos ver a simple vista y que un proceso como este permite ver en el interior de las cosas.

 

Todo esto conllevó a un trabajo de investigación y experimentación que me posibilitó presentar esta muestra en otros eventos. Muchas personas se sienten identificadas con mi obra por ser novedosa de alguna manera. Conocí a fotógrafos, artistas plásticos, pintores, escultores, que me ayudaron a perfeccionarme.

 

 

Casi siempre fotografías objetos, pero de alguna manera tienen implícito la presencia humana. ¿Qué sentido tiene que siempre haya esa conjugación entre el objeto material y la presencia del hombre?

 

 

Se trata de la búsqueda de la evolución del ser humano, donde todo parte de un proceso biológico y trato de reflejar un concepto o idea precisa, lo más directa posible. Son más bien objetos y procesos de los que parte la creación del hombre y que él mismo ha perfeccionado, destruido, reutilizado. Trato siempre de buscar el misterio que llevamos dentro en todo proceso de introspección. Es decir, qué es lo que pasa más allá de lo que podemos ver. Cuando comencé a hacer este trabajo siempre me cuestionaba eso y decía: hay algo que no podemos ver a simple vista, pero existe. En ese sentido, me dediqué a responderme estos por qué.

 

¿Se vincula la exposición El objeto como consuelo con esta Muestra Joven ICAIC?

 

Sí, por supuesto, tiene mucho que ver. Esta técnica que empleo para expresar lo que quiero decir de manera artística, no es más que una práctica médica para estudiar a un paciente y diagnosticarlo. Diríamos que los asistentes al evento vienen siendo los pacientes, que llegan a mi exposición, se radiografían, descubren el estado del arte y si lo creen se vacunan. Me parece muy bien poder participar en el evento porque siempre había asistido, pero nunca como artista invitado.

 

¿Consideras en algún momento explorar otros formatos como el videoarte e incluso el cine?

 

Sí, por qué no. Pienso que el artista no puede cansarse de experimentar dentro de su obra en otros formatos. Anterior a la serie Desgaste, utilizo personas reales que es un poco más surrealista, para salir de lo cotidiano y tratar de que la gente vea el arte no como un estudio clínico, sino como algo con lo que pueda identificarse, que le provoque una pregunta y a su vez una respuesta.

Deja un comentario

  • (no será publicado)

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>