-El regreso de los nueviteros

Por Ailyn Martín Pastrana

Desde la primera línea quiero declarar que no leerán el típico texto periodístico (la pretendida imparcialidad que nos enseñan en la academia) porque cuando una escribe de sus amigos siempre está predispuesta a hablar bien de ellos.

Entre las buenas nuevas que trae esta 14ta. Muestra Joven está el regreso de “los nueviteros”, como se han dado a conocer en el ámbito cinematográfico los integrantes del grupo de creación, radiado en el costero municipio camagüeyano de Nuevitas.

Tres materiales suyos concursan en el apartado de ficción: Rey de Bronce, reconocido en el holguinero Festival Nacional Por Primera Vez con el Gran Premio; El regreso y Ansias.

Quiero comenzar con este último porque hasta que la novel directora Saraí Díaz no se decidió a filmar su primer corto, el Movimiento Audiovisual Nuevitero (MAN) había estado compuesto exclusivamente por hombres. La protagonista de Ansias–interpretada por mi colega Marta María Ramírez- me recuerda esa canción de Silvio: “No hacen falta alas para alzar el vuelo”. Es este un material brevísimo, pero cargado de lirismo y sencillez. No hace falta más para hablar de libertad.

En esta misma cuerda emancipatoria, y a la vez de ensoñación, se encuentra El regreso. Geordanys Santana, autor de numerosos cortos llenos de violencia y sangre, con su más reciente material ha dado un giro de 180 grados en su carrera.

La inmensidad del mar, como metáfora de la capacidad de soñar del ser humano, queda plasmada en el rostro octogenario de un hombre que, suponemos, llega al final de sus días con la necesidad de volver al océano. Esa añoranza de marinero sin mar, de persona arrancada de su ambiente natural por las circunstancias de la vida se evidencia muy bien gracias, en primerísimo lugar, a la actuación del anciano René Cañizares (no actor para más información), al trabajo de cámara de Ángelo del Castillo y la banda sonora de Lily Dosina.

Dejo para último Rey  de  Bronce, único material de esta tríada que ya ha sido exhibido en otros festivales y que se sale de la línea de sus antecesores, pues apela a la comicidad para desarrollar su argumento. Lo interesante de este corto, dirigido por Santana y Hugo Navarro, es que trae a la actualidad un conflicto cultural que nos persigue a los latinoamericanos desde que nos “descubrieron” los europeos: la colonización, que en principio fue territorial y económica, y tristemente ha devenido en cultural con el transcurrir de los años.

El joven mestizo que corre desnudo por un cañaveral a mí se me antoja –ya me contarán ustedes su criterio- la representación que tienen muchos extranjeros de los latinoamericanos, que por razones históricas, culturales y también políticas, seguimos siendo asumidos por el viejo continente como objetos de deseo o elementos sexuales. Un material polisémico que les arrancará una carcajada, a la vez que los pondrá a pensar un poco en nuestras desnudeces ancestrales.

Tres cortometrajes de ficción que les servirán para saborear el picante nuevitero, fuerte y persistente como los integrantes de MAN, un grupo de jóvenes que ya no se conforma con hacer cine en la periferia, sino que además convoca anualmente a sus colegas de todo el país para encontrarse en su terruño y pensar el cine independiente.

El evento audiovisual Hieroscopia evidencia el proceso de maduración que vive este grupo, que intenta superar la emoción de “tirar” un plano, para devolver una reflexión sobre sí mismos y su entorno más inmediato.

Tomado de: Bisiesto, No. 2.

Deja un comentario

  • (no será publicado)

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>